ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos de opinión

La epidemia neoliberal y sus 40 muertes (o el ignorado "vector Macri" de la Gripe A y del Dengue)

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
neoliberalismo, Gripe A, Dengue, muertes, determinantes sociales, salud, epidemiología, Daniel Gollan, Ministerio de Salud, vacunas, OMS, justicia social, bienestar económico, Estado, mercado, Macri



31-05-2016 | El neoliberalismo en el poder comienza a cobrarse sus primeras víctimas. En lo que va del año y lamentable récord histórico cerca de 40 muertes entre Gripe A y Dengue padecimos los argentinos. Amerita preguntarse, ¿qué es la salud? Según la OMS, se trata de "un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de las afecciones o enfermedades. La salud debe ser entendida como... "la calidad de la existencia del hombre determinada por su relación armónica con el medio natural - social que le corresponde". La salud de una comunidad, en otras palabras, depende en gran medida de sus condiciones económicas y sociales, y va más allá de lo estrictamente "médico". El bienestar social es condición imprescindible para que una sociedad sea "sana"; y la salud económica del Estado, obligatoria para que la buena salud resulte un derecho universal, respondiendo en tiempo y forma a los desafíos epidemiológicos de la época.


Según datos del Ministerio de Salud de la Nación (bajo administración macrista), en 2015 se produjeron 11 muertes por Gripe A. Pero en lo que va de 2016, totalizan 26 (o 28, según algunas fuentes). Es decir, en 23 semanas de gestión neoliberal las víctimas por Gripe A más que duplicaron las reportadas en todo el año pasado. Estos números fueron ratificados por Daniel Gollan, ex ministro de Salud de la Nación y columnista de este programa, con quien estaremos conversando en breves minutos más.

¿Y qué hay del Dengue? En 2015 se reportaron 160 casos. En lo que va de 2016, van 70.000, de los cuales 36.000 ya fueron confirmados por laboratorio. En cuanto a muertes provocadas por esta infección, en 2015 no hubo ninguna, mientras que en 2016 se llevan registradas 11. Asimismo, en las primeras 12 semanas de 2016 se observa un número de casos 2,3 veces superior al mismo período de 2009 (año en el que se registró el mayor número de casos en la Argentina). Es importante observar que mientras que en nuestro país el número de casos de dengue fue disminuyendo desde 2009 hasta 2015, en países como Brasil los casos continuaron siendo numerosos e incluso mayores que en 2009. Pero desde la nueva administración neoliberal en la Argentina, la tendencia decreciente comenzó a invertirse.

Estos datos, entre otros, forman parte de un excelente informe que publicamos hoy en el portal del Observatorio OETEC (www.oetec.org) titulado "Ministerio de Salud de la Nación. Informe de situación a 100 días de Macri Presidente". Su autor es precisamente Daniel Gollan, ex ministro de Salud del gobierno de Cristina Kirchner. Sobre la barbarie genocida macrista, más información extraída del referido trabajo:

"El Ministerio de Salud de la Nación continúa retirándose de la escena de las problemáticas de salud que afectan al pueblo en la actualidad. Situaciones de abordaje complejo, como la epidemia de dengue, se agudizan ante esta ausencia. En esta línea, se desarticulan estrategias como el abordaje territorial y la atención primaria de la salud, dejando espacio para el lobby empresarial y desprotegiendo a los sectores más vulnerables".

En cuanto a la reducción de la estructura del Ministerio, se han eliminado "dos secretarías mediante la unificación de las secretarías de Salud Comunitaria y de Promoción y Programas Sanitarios por un lado; y la eliminación de la Secretaría de Coordinación, quedando una Subsecretaria de Coordinación Administrativa, por el otro. Asimismo, desaparece del organigrama la Subsecretaría de Equidad Territorial creada en 2015, de la cual dependían algunos de los programas de abordaje territorial como el Buque y el Tren sanitario, Argentina Sonríe, Promoción comunitaria, Médicos comunitarios y la Dirección de Salud mental que se encuentran paralizados a la fecha".

Veamos ahora algunos datos sobre la epidemia de Dengue. Dice Gollan que "En lo que va del año 2016 es notoria la disminución de la cantidad de notas referidas al Dengue en comparación con el año 2009 [como dijimos pico histórico de la epidemia en la Argentina], sobre todo en cuanto a demandas de políticas de gobierno ante tal epidemia. Clarín es el medio que menos artículos escribe sobre Dengue, y en su sección de salud no se visualizan notas sobre la actualización de datos epidemiológicos de la enfermedad y como avanza en el país. El actual Ministro de Salud de la Nación, Jorge Lemus manifiesta reiteradamente que la situación de brote epidémico es la esperada para esta época del año, lo cual representa un dato erróneo ya que tal como se señaló anteriormente, estamos frente a una cifra record de cantidad de casos confirmados para esta época del año".

La situación actual de las acciones sanitarias en la lucha contra el dengue, en lo que va de 2016, conforme reciente estudio del mencionado ex funcionario son las siguientes:
"- Paralización de los operativos sanitarios de las Unidades Sanitarias Móviles, destinados a la atención sanitaria de poblaciones vulnerables y el desarrollo de acciones de descacharreo y prevención del dengue.

- Suspende la contratación de 667 becas de formación y capacitación de agentes sanitarios acerca de vectores por un total de $12.800.000 que podrían estar haciendo tareas de prevención y alerta temprano de dengue.

- Falta de articulación y colaboración interjurisdiccional acerca de la epidemia, junto con los Ministros de Salud de las provincias, con organizaciones sociales u otros actores relevantes por fuera del sector salud. El Consejo Federal de Salud, órgano de relevancia sustancia en el Plan Nacional de Prevención y Control de Dengue, fue convocado a su primera reunión anual en el mes de marzo, mientras se desarrollaba el pico máximo de epidemia.

- Envía funcionarios (no designados) a visitar hospitales de la provincia en lugar de focalizarse en los barrios para hacer tareas de fumigación y prevención.

- Proyecta eliminar la Dirección de Enfermedades Transmitidas por Vectores y provincializar las bases de todo el país, dejando cada vez más de lado la rectoría sobre la salud pública. Se le pidió la renuncia al Director, quedando la dirección sin conducción efectiva en el peor momento de la más grande epidemia de los últimos años.

- Se suspendió el funcionamiento de la mayoría de las máquinas de fumigación adquirida en estos años, con el objetivo de reducir costos de mantenimiento y uso.

- Se promueve el subregistro de la cantidad personas con sospecha y confirmados con dengue, deteriorando el sistema de vigilancia desarrollado".

Finalmente y en esta misma línea "recientemente se publicó la nueva estructura del Ministerio de Salud de la Nación en el cual desaparece la Dirección Nacional de Enfermedades Inmunoprevenibles (DINACEI) encargada de la compra y distribución de las 19 vacunas del Calendario Nacional de Vacunación en todo el país, así como de las actividades de prevención y control de dichas enfermedades sin quedar claro si se han asignado sus funciones a otro organismo dependiente de ese Ministerio. Esta medida revela una decisión de reducir la jerarquía, estabilidad y el financiamiento a una política pública que ha sido destacada por organismos internacionales y que afecta directamente la salud del pueblo dado que impacta en la propagación de enfermedades prevenibles como la gripe".

"Esto sucede en el contexto del aumento anticipado de notificación de casos de gripe en 16 provincias del país, particularmente gripe A N1H1, contando con mayor cantidad de casos de los esperados para esta época del año, especialmente de casos graves en población de riesgo que debería haber recibido la vacuna. Una de las funciones importantes de los operativos territoriales que se suspendieron este año era el de reforzar la vacunación, en especial en los grupos de riesgo y más vulnerables para que estuvieran protegidas frente a complicaciones de esta enfermedad en las épocas de invierno".

Conclusiones
Es el neoliberalismo la causa de que Julieta, de apenas 46 meses de vida, muera por haber contraído Dengue. El neoliberalismo en el poder comienza pues a cobrarse sus primeras víctimas que, en lo que va del año y lamentable récord histórico, roza las 40 personas entre Gripe A y Dengue.

Casi un año atrás, en un artículo que publiqué en el diario Tiempo Argentino pregunté: "¿Tiene la reacción un programa de salud? Una epidemia, como es el neoliberalismo, no puede mejorar las condiciones de salud de una población (razón de ser de cualquier programa) a la vez que empeorando todos sus indicadores". A lo cual entonces reformulé la pregunta anterior en esta otra: "¿Puede el neoliberalismo tener un programa de salud?". No, no puede, porque el neoliberalismo mata, porque el neoliberalismo es la peor de las epidemias.

Otro fragmento de aquella nota que vale la pena recordar, reitero, de mayo de 2015: "De ganar la presidencia, el conservadurismo argentino llevará adelante una política de ajuste estructural a todo nivel. Sus calamitosas consecuencias sobre la salud de la población constituyen el verdadero "programa" que la reacción reserva para este sector. La terrible y reciente experiencia griega entre 2008 y 2014 no deja lugar a dudas (ídem para España, Portugal, etc.): aumentos exponenciales de la mortalidad y la morbilidad (la cantidad de individuos considerados enfermos o víctimas de una enfermedad en un espacio y tiempo determinados); suicidios por las nubes e incrementos de enfermedades de toda índole (los cardiovasculares, la ansiedad y la depresión a la cabeza). Aquí, los pilares del "programa" de "salud" del macrismo y del massismo que así deberá ser comunicado (léase denunciado) a la sociedad".

Pero, ¿qué es la salud? Según la OMS, se trata de "un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de las afecciones o enfermedades. La salud debe ser entendida como... "la calidad de la existencia del hombre determinada por su relación armónica con el medio natural - social que le corresponde". La salud de una comunidad, en otras palabras, depende en gran medida de sus condiciones económicas y sociales, y va más allá de lo estrictamente "médico". El bienestar social es condición imprescindible para que una sociedad sea "sana"; y la salud económica del Estado, obligatoria para que la buena salud resulte un derecho universal, respondiendo en tiempo y forma a los desafíos epidemiológicos de la época.

Es así pues que en materia sanitaria habrá dado el pueblo argentino un paso extraordinario cuando la epidemiología -como especialidad de la medicina- oficialice como nuevo y determinante factor de riesgo (factor que atenta contra la salud de las personas) a las políticas de ajuste y austeridad. Parafraseando el título del magistral libro de los investigadores británicos de la Universidad de Durham "De cómo la política nos enferma: epidemias neoliberales" (2015), los representantes del neoliberalismo no son otra cosa que efectivos vectores de la peor de las epidemias conocidas por el ser humano a la fecha, justamente una epidemia cuyo origen es netamente antropogénico y que incrementa la morbilidad y mortalidad (inversamente, reduce la expectativa de vida) de cualquier población y grupo etario sobre el Planeta. El neoliberalismo no puede tener un programa de salud; lo que tiene más bien es un plan para destruirla.

Así que a las cosas por su nombre, que la asociación entre la mortalidad en la niñez y el nivel de ingresos de los hogares medios y bajos está más que demostrada. Por si quedan dudas, vayan las siguientes definiciones de la OMS (Informe Final de la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud - 2008): 1) "La justicia social es una cuestión de vida o muerte. Afecta al modo en que vive la gente, a la probabilidad de enfermar y al riesgo de morir de forma prematura"; y 2) "La injusticia social está matando gente a gran escala".

El neoliberalismo enferma y mata en cantidades y a velocidades como no lo hace ninguna enfermedad ni epidemia. La letal infección es inoculada por tecnócratas y punteros de mercado; se transmite a velocidades vertiginosas mediante la exclusión y la desigualdad social, el cercenamiento de derechos, el desmantelamiento del Estado, la ausencia de una economía autosuficiente y, con ella, la preminencia de una Argentina pastoril y vacuna. ¿Llevará a este plano también la OMS la cuestión de la salud? Parece que sí: "La mala salud de los pobres (sic), el gradiente social de salud dentro de los países y las grandes desigualdades sanitarias entre los países están provocadas por una distribución desigual, a nivel mundial y nacional, del poder, los ingresos, los bienes y los servicios, y por las consiguientes injusticias que afectan a las condiciones de vida de la población de forma inmediata y visible (acceso a atención sanitaria, escolarización, educación, condiciones de trabajo y tiempo libre, vivienda, comunidades, pueblos o ciudades) y a la posibilidad de tener una vida próspera". Una Argentina inserta en la división internacional del trabajo en calidad de granero del mundo incrementa la desigualdad en el reparto del poder, los ingresos y los bienes y servicios entre nuestra nación y terceras naciones en detrimento de nuestro pueblo. Parafraseando a la mismísima Organización Mundial de la Salud, una Argentina que vuelve sus espaldas a un modelo de acumulación basado en la modernización y diversificación de su economía más allá del eterno destino de granja es indispensable para un pueblo argentino sano.

Para concluir, un último pero fundamental aporte. Las distintas experiencias en cuanto a la salud de una sociedad (entre naciones y entre subpoblaciones de una misma nación) no obedecen a un fenómeno de selección natural, de la misma manera que no existen las personas pobres ni las naciones pobres sino personas y naciones empobrecidas; igual para las personas y las naciones ricas: hay personas enriquecidas y naciones enriquecidas, y todo esto porque sigue habiendo naciones opresoras y naciones oprimidas. En palabras de la OMS: la "distribución desigual de experiencias perjudiciales para la salud no es, en ningún caso, un fenómeno natural, sino el resultado de una nefasta combinación de políticas y programas sociales deficientes, arreglos económicos injustos y una mala gestión política".

¿Y qué es el neoliberalismo (hoy macrismo) sino el resultado de una experiencia perjudicial para la salud, resultado de una nefasta combinación de políticas y programas sociales deficientes, arreglos económicos injustos y una mala gestión política?



Bibliografia
Informe Final de la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud - 2008
http://www.who.int/social_determinants/thecommission/finalreport/es/

Daniel Gollan. OETEC (30/05/2016) "Ministerio de Salud de la Nación. Informe de situación a 100 días de Macri Presidente" http://www.oetec.org/nota.php?id=1853&area=14

OETEC (27/05/2015) "Macri y Massa no pueden tener un programa de salud"
http://www.oetec.org/nota.php?id=1202&area=16

"El Fondo Monetario Internacional enferma y mata. El caso de Grecia"
http://www.cienciayenergia.com/Contenido/pdf/050513_fb_ec.pdf