ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos de opinión

¿Llamado para la Patagonia? El pueblo de Nueva York contra la energía eólica

Autor | Robert Bryce


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
energía eólica, Lighthouse Wind Project, energías renovables, cambio climático, Cuomo, Somerset, Nueva York, Patagonia, rechazo, oposición



15-06-2016 | Se realiza a continuación un análisis del contraste de opiniones entre los sectores rurales y urbanos respecto a la promoción de la energía eólica, tomando como caso de estudio al Estado de Nueva York (EE.UU.). La oposición contra la energía eólica expuso los límites prácticos de ésta. El viento puede ser popular entre los votantes urbanos, pero los dueños de las tierras en pueblos como Yates y Somerset, no van a aceptar nuevos aerogeneradores. No sin luchar. ¿Llamado para la Patagonia argentina?


El Gobernador Cuomo pretende que Nueva York obtenga el 50% de su electricidad a partir de fuentes renovables para el 2030. Sin embargo, si la batalla en curso por la propuesta Lighthouse Wind es un indicio, a Cuomo y sus aliados verdes los espera una larga lucha en el norte del Estado.

Tres municipalidades de Nueva York -Erie, Orleans y Niagara- así como también los pueblos de Yates y Somerset, se han opuesto al proyecto de 200 MW de Lighthouse. De aprobarse por los entes reguladores del Estado, demandará la instalación de docenas de aerogeneradores de 150 a 180 metros de altura en una superficie de 81 kilómetros cuadrados en los municipios de Niagara y Orleans, ambos colindantes con el Lago Ontario.

En enero pasado, el Concejo Deliberante de Yates votó por unanimidad oponerse al proyecto. James J. Simon, concejal de Yates, sostuvo que la lucha es "tratar de preservar nuestro paisaje rural". Simon, decano del Genesee Community College, no participaba activamente en política hasta ver cómo el impulso a las energías renovables afectaría a Yates. Al respecto, dijo que la actitud adoptada por quienes promocionan la energía eólica podría resumirse a la expresión: "Todos ustedes son poca cosa, y le vamos a meter esto por la garganta".

El 65% de los propietarios de Yates y el 67% de Somerset se oponen al proyecto Lighthouse. El 24 de febrero, el Concejo Deliberante de Somerset aprobó una ley que restringe dramáticamente (y puede incluso prohibir) proyectos eólicos en el pueblo. Yates está realizando un borrador de una ley similar

Residentes rurales y suburbanos en Estados Unidos, Canadá y Europa se oponen a la energía eólica por múltiples razones: contaminación visual, pérdida de valor de la propiedad, potencial impacto negativo en el turismo local y preocupación respecto al ruido de baja frecuencia e infrasonido, así como a la mutilación de pájaros y murciélagos provocados por aerogeneradores que pueden alcanzar hasta la mitad de la altura del edificio Empire State.

El sentimiento en Nueva York es generalizado. El pueblo de Clayton, en la municipalidad de Jefferson, está considerando una ley que prohíba los aerogeneradores. En julio pasado, el Concejo Deliberante de Catlin aprobó una ley prohibiendo proyectos eólicos luego de que la empresa radicada en Florida NextEra Energy propusiera un proyecto de U$D 200 millones en el pueblo.

En 2014, luego de una década de enfrentamientos, el gigante de gas y petróleo BP anunció que se encontraba trabajando en la construcción de un proyecto eólico de 200 MW cerca de Cape Vincent. La propuesta de BP fue resistida duramente por residentes locales en el 2007. El pueblo de Bovina, en el oeste de Catskills, también prohibió proyectos eólicos.

La resistencia de los sectores rurales a la energía eólica no es exclusiva de Nueva York. Durante los últimos 15 meses decenas de entidades gubernamentales se movilizaron para rechazar o restringir proyectos eólicos. Sin ir más lejos, en julio también del 2014, el Concejo Deliberante de Supervisores de Los Ángeles aprobó unilateralmente la prohibición de aerogeneradores de gran porte en áreas no incorporadas al municipio. En enero del corriente, dos miembros del Senado por el Estado de Vermont (ambos demócratas) presentaron un proyecto de ley que prohibiría proyectos de energía eólica en ese Estado.

La pulseada de Cuomo por las energías renovables, de seguro alimentará una reacción negativa en Nueva York, ya que requeriría docenas de nuevos proyectos eólicos y, por lo tanto, un potencial descontento de los propietarios de tierras.

En enero, el Departamento de Servicios Públicos estimó que para cumplir con el mandato del 50% de energías renovables era necesario que el Estado produzca un 33,7 TW-hora adicional de energías renovables por año. Si asumimos que el Estado planea usar el viento para obtener el 90% de la electricidad necesaria, y que desde 2005 el promedio de GW de capacidad eólica en Estados Unidos ha producido aproximadamente 2,4 TW-hora de electricidad por año, entonces para alcanzar su objetivo Nueva York necesitará aproximadamente de 12,6 GW de nueva capacidad eólica (12.600 MW, casi el 30% de la potencia instalada total de la República Argentina).

Lo anterior probablemente signifique 5.000 nuevos aerogeneradores que cubrirían aproximadamente unos 5.180 kilómetros cuadrados -85 veces el tamaño de la isla de Manhattan y 25 veces la superficie de la ciudad capital de la Argentina-.

Cuomo necesita una dosis de realismo energético. Si él y sus aliados quisieran realmente discutir acerca del cambio climático, deberían apoyar a la energía nuclear -la cual actualmente provee el 60% de electricidad libre de emisiones de carbono en todo Estados Unidos-. En vez de intentar cerrar la central nuclear Indian Point de 2.069 MW, Cuomo debería estar haciendo todo lo posible para que continúe abierta y en operación, junto a otras centrales nucleares. Además, debería apoyar también al gas natural.

La dura realidad es que la oposición contra la energía eólica en Nueva York expuso los límites prácticos de ésta. El viento puede ser popular entre los votantes urbanos, pero los dueños de las tierras en pueblos como Yates y Somerset, no van a aceptar nuevos aerogeneradores. No sin luchar.



Bibliografia
Adaptado para la Argentina de "Sucking wind in the fight for renewable energy", New York Post. 28 de marzo de 2016. http://nypost.com/2016/03/28/sucking-wind-in-the-fight-for-renewable-energy/