ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo Económico

| Artículos de opinión

De Bernardo Weinstein a Federico Sturzenegger

Autor | Federico Bernal


Palabras Claves
Weinstein, Sturzenegger, fondos buitre, déficit cero, dolarización, reestructuración de deuda, desendeudamiento, lobby, FMI



25-07-2014 | A pedido de la American Task Force Argentina, el lobbista Bernard Weinstein lanzó días atrás en el diario Investors Business Daily un artículo titulado "Argentina al borde del default... otra vez". Se trata de la primera iniciativa pública, digamos, de carácter oficial, en la que el buitrismo instala Vaca Muerta en calidad de botín de guerra. Weinstein, como ya trascendió, es empleado del think tank fundado y dirigido por el ex presidente George W. Bush. Con el objetivo de ahondar nuestro conocimiento sobre Don Bernardo, nos sumergimos en Internet. Claro que aparecieron mil y un detalles e informes confirmando la naturaleza democrática, estatista, cristinista y chavista de este personaje. Pero en ese bucear nos topamos con un documento que nos llamó poderosamente la atención. No era de Bernardo, sino de Federico, y de Federico Sturzenegger. El hallazgo nos recordó, efectivamente, que no podemos perder de vista ni por un segundo a los buitres domésticos, los más dañinos, los que están en campaña y pretenden retornar a la Casa Rosada en 2015. Buitres autóctonos: ¡prohibido olvidarlos y perdonarlos!


Breve repaso al puntero de mercado PRO
Indispensable recordar el Curriculum de Mr. Sturzenegger (para más detalles ver de este autor "Sturzenegger: cuando la reacción supera la ficción", en Tiempo Argentino del 15/5/13): es Ph.D. in Economics del Massachusetts Institute of Technology (1991), fue Profesor Asistente de Economía en UCLA (1991-1995), Economista Jefe de YPF (1995-1998), Decano de la Escuela de Negocios en Di Tella (1998-2000/2002-2005), Secretario de Política Económica de la República Argentina (2001) y Profesor de Harvard University (2005-2007). Antes de pasar por la administración "pública" (que prácticamente desmanteló) en calidad de funcionario de López Murphy y Domingo Cavallo durante 2001, brindó servicios de consultoría al FMI en 1993 y 1994 (retomaría en 2003, 2004 y 2005), al Banco Mundial en 1988, 1994 y 1999 (luego en 2002 y 2005), al BID en 2001 (repetiría en 2003, 2005 y 2007) y al Banco de Inglaterra (a partir de 2002).

Guías para la dolarización
Quien escribe esta nota es de Sturzenegger devoto lector. Federico, tocayo, ha escrito infinidad de artículos y libros, muchos de ellos en coautoría con su maestro, el señor Rudy Dornbusch. Una de tales magníficas obras se titula Dollarization. El libro está en inglés y fue editado por la MIT Press (editorial de la Massachusetts Institute of Technology). El legislador PRO es uno de los compiladores. Si bien le dedicamos un informe completo en esta columna (ver en "Viaje al fondo del pensamiento mercadista doméstico", 19/05/13), vale la pena recordar dos cuestiones. La primera, se trata de una de las más importantes contribuciones para la correcta extranjerización de las economías latinoamericanas, atándolas de jure a los intereses de la Reserva Federal y Wall Street, aprendiendo de los errores y aciertos de las iniciativas dolarizadoras de ataño. Escribe Sturzenegger en la introducción: "Deseamos que este libro, resultado de dos intensos años de discusión y aprendizaje, colaborará en el enriquecimiento y la diseminación del debate acerca de la dolarización en los próximos años, contribuyendo así a mejorar e incrementar el nivel de información de las decisiones políticas en la materia". La segunda, los destinatarios de los agradecimientos que figuran en el prefacio: Miguel Ángel Broda, Sergio Berenstein, Miguel Kiguel y Pedro Pou.

Guías para el buen "inversor"
Y ahora sí pasemos al meollo de la cuestión. Pensamos que el libro Dollarization había sido su última contribución al dios mercado. Nos equivocamos. Buceando, como mencionamos en la introducción, en búsqueda de más detalles sobre el señor Weinstein, encontramos un tremendo artículo de Sturzenegger, publicado en septiembre de 2008 en la revista Journal of International Money and Finance. No estaba solo el patriota argentino. Figuraba como coautor un tal Jeromin (Jeromín) Zettelmeyer, funcionario del FMI en Washington DC, a la sazón patrocinador del artículo. Pues bien, ¿de qué versa el estudio en cuestión? Explicaremos brevemente para no abrumar. Sturzenegger et al analizan los casos de reestructuración de deudas soberanas en Rusia, Ucrania, Pakistán, Ecuador, la Argentina y Uruguay, acontecidas entre 1998 y 2005. Hasta aquí podría uno suponer, gran aporte. Sin embargo, toda la investigación va dirigida a la estimación de las pérdidas y las ganancias que los "inversores" registraron durante dichos procesos de reestructuración de deuda. El artículo viene en realidad a complementar las guías para la dolarización. En este caso particular, se trata de una primera guía para "inversores" y cómo manejarse ante eventuales nuevos programas de quita de deuda. ¡Notable!

La reestructuración más... ¿¿"dura"??
"Este artículo contiene dos resultados principales", nos explican Jeromín y Federico. "En primer lugar, los recortes del valor actual neto... variaron sustancialmente entre las reestructuraciones estudiadas. La reestructuración más dura (sic) fue el canje del 2005 de la Argentina, con un recorte promedio del valor actual neto de casi el 75%, seguido por las reestructuraciones de la deuda rusa en 1999 y 2000 (50-60%). La más suave fue el canje de bonos internacionales de Uruguay, con un recorte de sólo el 13%". Véase nuestro primer "sic": los autores hablan desde el interés de los "inversores". No caben dudas que el primer gran paso de la política de desendeudamiento de Néstor Kirchner fue muy "dura" para ellos. Luego nos explican que "...las variaciones de los recortes entre distintos canjes de deuda son esperables como resultado de las diferencias en cuanto a la capacidad de los países para pagar, la voluntad de pago y el poder de negociación". Reiteramos: capacidad de los países para pagar, la voluntad de pago y el poder de negociación. La Argentina tuvo siempre los tres atributos, y los sigue teniendo por supuesto.

Las preguntas de los punteros de mercado
En las conclusiones del trabajo, Jeromín y Federico se preguntan: "¿Por qué algunas reestructuraciones de la deuda han llevado a pérdidas mucho mayores de los inversores que otras? ¿Es esto sobre todo el reflejo de la profundidad del problema de la deuda -la capacidad del gobierno para pagar- o de la voluntad de pago, tal vez impulsado por las diferencias en la política económica doméstica en el default? ¿Los términos de la reestructuración dependen de otras características del juego de negociación entre inversionistas y gobiernos, tales como el tiempo transcurrido desde el default, como sugiere el modelo de la guerra de desgaste?... Los costos de la suspensión de pagos desde la perspectiva de un país -en particular, toda sanción o costo para su reputación- ¿varían según la dureza de la reestructuración de la deuda? Esperamos que los hechos analizados en este documento puedan sentar las bases para futuros trabajos empíricos que investiguen estas cuestiones". ¡Qué nuevo y gran aporte a los "inversores", Sr. Sturzenegger!

¡Prohibido olvidarlos ni perdonarlos!
Cuando se le venía la noche en 2001, Sturzenegger, ni ingenuo, ni lento, ni perozoso se tiró de la borda poco antes del naufragio. Presentó su renuncia exactamente un mes antes del 19/20 de diciembre. Su último manotazo de ahogado fue su nota de La Nación del 1 de octubre de 2000: "Hay que privatizar el Banco Nación". No hubo caso. Sin empleo y frustrado, fue como paria por la vida hasta su ingreso, en 2002, al Banco de Inglaterra, el mismo año en el que arengaba a las alicaídas huestes mercadistas a levantar cabeza: "Hace falta liderazgo y compromiso con la economía de mercado" (El Cronista - 30/12/02). Así arrancaba: "Durante los años 90 Argentina adoptó un modelo de crecimiento muy exitoso que en pocos años cambió la fisionomía de nuestro país". En 2003 volvió al FMI y allí siguió un tiempito. Sus guías para los pobrecitos "inversores" afectados por reestructuraciones de deuda fue laborada como empleado del referido organismo. El resto de su devenir es conocido: Macri lo prohijó y el Poder Judicial de la semicolonia lo sobreseyó. Buitre autóctono de los peores. ¡Prohibido olvidarlos ni perdonarlos!