ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo Económico

| Artículos de opinión

"El costo de la austeridad", los buitres y la batalla cultural

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
austeridad, gasto público, gasto social, intervencionismo, buitres, ajuste social, autoabastecimiento, batalla cultural, Julio De Vido, ahorro, CBO, Congreso de EE.UU.



28-07-2014 | El parlamento de EE.UU. tiene una interesante dependencia denominada "Oficina del Presupuesto del Congreso" (CBO), por cierto, de carácter apartidaria aunque creada por ley del mismísimo Congreso en 1974. Desde entonces, realizan aportes técnicos vinculados a cuestiones presupuestarias y de políticas económicas. Pues bien, en estos últimos días trascendió un informe más que valioso donde se señala que "el Congreso ha dañado gravemente la economía con profundos recortes del gasto en un equivocado intento por resolver una crisis de deuda a corto plazo que simplemente no existe". El informe lleva como título "El costo de la austeridad", título que en la Argentina ameritaría un congreso nacional dirigido a la sociedad toda, un documental audiovisual de un año y medio de duración (hasta las elecciones) así como decenas de libros y ensayos. En nuestro país no es el Congreso ni el gobierno nacional quienes han "dañado gravemente la economía con profundos recortes del gasto en un equivocado intento por resolver una crisis de deuda a corto plazo que simplemente no existe". Todo lo contrario, es la oposición política la que, en sintonía con el buitrismo, pretende "resolver una crisis de deuda" que tampoco existe (aunque la están fogoneando) para aplicar (caso triunfen en 2015) "profundos recortes del gasto" público. Es hora de medir el costo que las políticas de austeridad de los buitres domésticos significó para el pueblo argentino y para una nación moderna y desarrollada. Es hora que dicho concepto: "el costo de la austeridad", domine cultural y comunicacionalmente. ¡Es mentira que austeridad es sinónimo de ahorro!


"La recuperación presionada por la austeridad"
Transcribimos los pasajes más reveladores del trabajo citado, de capital importancia a nuestro país, la disputa con los buitres y el ascenso del buitrismo doméstico de cara al 2015: "Si bien las proyecciones de deuda han mejorado, las perspectivas económicas que la CBO halló se han deteriorado de manera significativa". Para la CBO, "la economía sigue operando por debajo de su potencial". Veamos las razones a las que atribuye su pesimismo. "Para entender el impacto del recorte de gastos en la economía global, podemos ver la modificación de las estimaciones de la CBO respecto del PBI potencial en el primer trimestre de 2014 y su estimación para finales de 2020. En relación con las estimaciones realizadas en 2010 por la CBO sobre el estado de la economía, su estimación más reciente muestra que el crecimiento del potencial de oferta de la economía de EE.UU. es 351 mil millones de dólares menor de lo que hubiera sido de no haberse aplicado tres años de recortes de gastos. Las estimaciones de la CBO también indican que el potencial de crecimiento futuro de la economía de EE.UU. se reducirá en 633 mil millones hasta finales de 2020. La recuperación presionada por la austeridad". ¡Aquí también la austeridad presiona la recuperación!

Un libro de texto para defender las conquistas...
El informe de la CBO muestra que las políticas de ajuste y enfriamiento de la economía le está costando muy caro a la economía de los EE.UU.: "La austeridad está moviendo este parámetro clave en la dirección equivocada. Las previsiones de la CBO sobre el PBI potencial cayeron a medida que la austeridad se extendía; esto ilustra el doloroso e innecesario costo de cortar el gasto en las inversiones públicas, la educación, la asistencia nutricional, los beneficios del seguro de desempleo de emergencia, y más. Estas políticas económicas humanitarias deberían figurar como respuesta en un libro de texto para proporcionar un estímulo fiscal específico en medio de una recesión, a fin de ofrecer una recuperación fuerte y estable". Podríamos agregar en relación al libro de texto propuesto y su objetivo: a fin de ofrecer a la opinión pública las herramientas culturales para defender sus intereses y las conquistas (y reconquistas) obtenidas entre 2003 y 2014. La conclusión del informe de la CBO es lapidaria: "... queda más claro que nunca que nuestro experimento actual con la austeridad ha fracasado, y que en vez de eso, ya es hora de que el Congreso se centre en el crecimiento de la economía".

Buitrismo y la batalla cultural
Se ha impuesto el término "intervención" -de acepciones profundamente negativas y antipopulares en cualquier diccionario- para describir peyorativamente un Estado activo y protagónico que toma las riendas de su propio país (intervencionismo) y en función del interés popular (verdaderamente democrático). ¿Acaso se emplea igual término para describir el control del mercado sobre los resortes básicos de una nación? No... ¿O alguien escuchó hablar de "intervencionismo de mercado"? El mensaje subliminal y sutil de la terminología impuesta por los discípulos de Mitre y Rivadavia es el siguiente: el mercado no "interviene" en economía, en energía, en el comercio, etc., porque el mercado es "natural" a ellos como esperable y deseable su tutela. Segunda reflexión. Indicadores de "eficiencia" aplicados a una empresa de gestión estatal brillan por su ausencia en tiempos en los que es fundamental tenerlos. YPF renacionalizada carece de un indicador de "abastecimiento de combustibles per cápita" que permita contrastar con el desabastecimiento de la época Repsol. ¿Y un indicador que mida el desabastecimiento a través de un índice de "colas de automóviles/estaciones de servicio"? ¿Exhibe Aerolíneas Argentinas algún indicador de "interconexión nacional" (cantidad de vuelos/provincia) o de "interconexión social" (cantidad de vuelos/per cápita) o de "interconexión e impacto productivo" (cantidad de vuelos/PGB) que ponga en evidencia la nefasta gestión de los españoles? El lenguaje técnico así como el no técnico no han sido renacionalizados aún. Hay un "riesgo país", pero no hay un "riesgo colonia". Hay un "índice de libertad económica", pero no hay ningún "índice de autosuficiencia económica". El ministro Julio De Vido critica una y otra vez el uso del término "autoabastecimiento" que hace el grupo de los ex secretarios de Energía. ¿Autoabastecimiento cuando no había industrias, cuando el mercado interno era inexistente, cuando la mitad de los argentinos vivía en la pobreza, cuando las provincias eran "inviables" y no les llegaba ni en centavo en obras de ninguna naturaleza? La advertencia del ministro debería motivarnos a redefinir el concepto de "autoabastecimiento". El diagnóstico de la salud del suministro energético de fuentes locales debería alinearse con el promedio de las necesidades de consumo energéticas mínimas a nivel industrial, productivo, comercial y social, promedio que garantice un proyecto de país real, esto es, soberano, moderno y socialmente justo. Si la oferta local garantiza dicho proyecto de país, entonces es correcto hablar de autoabastecimiento.

¡Es mentira que austeridad es sinónimo de ahorro!
Qué interesante enfoque el de los amigos estadounidenses de la CBO. Porque la reacción allí y sus servidores de acá han escrito una biblioteca de libros demostrando, desde sus intereses claro, los costos de las medidas populistas (derrochadoras) y su demagogia social. Que el lector nos corrija pero no encontramos, salvo mediciones indirectas y complejas de entender para el ciudadano común, a ninguno de los nuestros calculando e informando el costo de las medidas de austeridad aplicadas en la Argentina en tiempos de reacción. ¿Qué costo en vidas humanas, obras de infraestructura paralizadas o desmanteladas, atraso recurrente, estancamiento productivo, destrucción industrial, primarización económica, postergación provincial (indicador por provincia), etc. tuvieron las medidas de los buitres de la dictadura, de Alfonsín, Menem, de la Rúa y Duhalde? Y ahora lo más importante y que se deriva de la falta antedicha: no haber logrado imponer aún en el debate cultural el concepto de "costo de la austeridad" en oposición al de "gasto público" y "estatismo derrochador". Porque... ¡es mentira que austeridad es sinónimo de ahorro! Austeridad significa gasto y derroche, y de los peores, de esos que dejan a los pueblos en estado de letargo, exclusión y muerte.